Nuestros tributos | iluminadoprieto
400
post-template-default,single,single-post,postid-400,single-format-standard,multiple-domain-iprietoabogado-es,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Nuestros tributos

En 1997 los diarios se publicaban en papel. Entonces en Salamanca se publicaban tres periódicos, La Gaceta, El Adelanto y Tribuna de Salamanca. En esta última cabecera, tras diversas vicisitudes, está el germen de la actual Tribuna, que en digital se publica cada día ya no sólo en Salamanca sino en las nueve provincias de la comunidad autónoma de Castilla y León.

En 1997 Tribuna de Salamanca publicaba los lunes una separata, Tribuna de los Mayores, y en ella, la sección “Pasen sin llamar”, en la que participaron médicos y abogados, se dedicó a la divulgación de asuntos relacionados con la geriatría en sus aspectos médicos y jurídicos. El autor, algo más joven, escribió algunos de los artículos de divulgación jurídica. El día 5 de enero de 1998 se publicó un artículo titulado “Nuestros impuestos”. Hoy 5 de enero de 2021, 23 años más después, se publica este, con una mínima variación en el título, y con extractos de aquel, que siguen teniendo plena vigencia. Y se replican extractos, recordando, sin nostalgia, pero con agradecimiento, a las personas que en aquel entonces trabajaban en la redacción del periódico, la mujer que dirigía Tribuna de los Mayores, a los colaboradores de “Pasen sin llamar”, y cómo no, a las personas para nosotros anónimas a las que nuestro trabajo iba dirigido: nuestros mayores.

Los tributos son, según nos dice el artículo 2.1 de la Ley General Tributaria, los ingresos públicos que consisten en prestaciones pecuniarias exigidas por una Administración pública como consecuencia de la realización del supuesto de hecho al que la Ley vincula el deber de contribuir, con el fin primordial de obtener los ingresos necesarios para el sostenimiento de los gastos públicos. Y se clasifican, según el apartado segundo de artículo citado en tasas, contribuciones especiales e impuestos.

Las tasas son tributos cuyo hecho imponible consisten en la utilización privativa o el aprovechamiento especial del dominio público, la prestación de servicios o la realización de actividades en régimen de derecho público que se refieran, afecten o beneficien de modo particular al obligado tributario, cuando los servicios o actividades no sean de solicitud o recepción voluntaria para los obligados tributarios o no se presten o realicen por el sector privado.

Contribuciones especiales son los tributos cuyo hecho imponible consiste en la obtención por el obligado tributario de un beneficio o de un aumento de valor de sus bienes como consecuencia de la realización de obras públicas o del establecimiento o ampliación de servicios públicos. Y los impuestos son aquellos tributos exigidos sin contraprestación cuyo hecho imponible está constituido por negocios, actos o hechos que ponen de manifiesto la capacidad económica del contribuyente.

Nota de suma importancia: el asesoramiento fiscal es una actividad que puede realizar cualquier persona, física o jurídica, sin que precise para ello de formación específica, ni de titulación habilitante alguna. Consecuencia de esto es la proliferación de asesorías, contra lo que el autor nada tiene; si lo tiene contra la falta de conocimientos técnicos de muchas personas que realizan esa actividad. En España hay varias asociaciones profesionales de asesores fiscales; sus asociados son titulados universitarios que han de justificar de una u otra forma sus conocimientos técnicos. De lo anterior, el lector puede llegar a sus conclusiones.

En 1998 el autor decía, y hoy sin pérdida de vigencia mantiene lo siguiente. “Una de las experiencias más comunes de quienes dedicamos nuestra actividad profesional al asesoramiento legal es encontrarnos con personas desconocedoras de sus obligaciones fiscales. Y esto sorprende porque, en general, quienes acuden a nuestros despachos son personas de edad media y avanzada con patrimonios familiares de cierta entidad generados a través de ahorro y, generalmente, con problemas derivados de comprobaciones administrativas de las declaraciones hechas o plusvalías generadas con motivo de operaciones económicas que ya han realizado.

La sorpresa aumenta cuando se comprueba que son pocas las personas que acuden a los despachos para asesorarse en relación a las obligaciones que contraen derivadas de la celebración de contratos y sin embargo cuando después surgen los problemas y las soluciones son complicadas y en ocasiones caras, el profesional suele escuchar aquello de “yo no sabía…”, “si lo llego a saber …”, “es que el asesoramiento es tan caro …” y otras frases parecidas , en ocasiones sinceras y en ocasiones cortinas de huno que ocultan intereses de todo tipo.” […] “Y como la actividad de nuestro despacho en estas páginas – despacho virtual- está centrada en las necesidades de las personas mayores,, la orientación de nuestras colaboraciones tratará de satisfacer esas necesidades, pues utilizando las mismas leyes, en estos casos las orientaciones y consejos jurídico-fiscales tienen un contenido distinto que si se hicieran a personas de mediana edad.” “Empezaremos el año 1998 presentando el esquema que se acompaña a este artículo y que servirá para comprender las interrelaciones entre los distintos impuestos que entran en juego cuando se realiza una operación económica cualquiera, por ejemplo, la adquisición de una vivienda y un automóvil para un apersona que trabaja por cuenta ajena”.

En aquella misma página se reflejaba con una buena labor gráfica un esquema del sistema fiscal y el ejemplo al que en el texto se hacía referencia. Iniciando el año 2021, se seguirá el proceso de divulgación jurídica general y tributaria en particular.